jueves, 30 de marzo de 2017

Los medios de transporte

Teniendo en cuenta que en aquellos años, al menos en nuestro pueblo no existían, coches, ni camiones, ni motocicletas, (tan solo unas pocas bicicletas, y claro los carros con sus ruedas de madera y llantas de hierro) el medio de transporte que disponible, eran varios coches de línea:                            
   1º- pasaba por nuestro pueblo de lunes a viernes, un coche de línea que llamábamos de Martín. Este, que hacía su recorrido por la carretera P-240, salía de Saldaña por la mañana, e iba parando en todos los pueblos del recorrido hasta el final de línea que era Osorno. Los pueblos de parada eran: salida de Saldaña, Velillas del Duque, Quintanilla de Onsoña, Villaproviano (en el cruce de la P-240 con la P-241 ), Gozón de Ucieza, Bahillo, Villasarracino, Fuenteandrino, Abia de las Torres y Osorno. Por la tarde/noche, el mismo recorrido, pero al revés. En Osorno, al haber estación de Renfe, que sigue funcionando entre Santander y Palencia, Valladolid y Madrid, nos servía de salida hacia el resto de España.
   2º- la segunda opción era un coche de línea llamado Abagon. Pero había que ir a cogerlo al pueblo vecino de Villaproviano (a 3 km ). Procedía de un pueblo del norte de la provincia llamado Villaverde de la Peña, pasaba por: Guardo, Velilla del Río Carrión, Pino del río, Saldaña, Velillas del Duque, Quintanilla de Onsoña, Villaproviano (pueblo), y otros varios pueblos en dirección Palencia. Por la tarde/noche, realizaba el mismo recorrido, pero al revés.
3º- la tercera vía de salida, era la que llamábamos el coche de Aja. Y había que ir a cogerlo a un pueblo llamado La Serna a unos 8 km. de distancia. Esta línea, que sigue existiendo hace su recorrido por la carretera CL-615 desde Guardo hasta Palencia, en ambas direcciones y con varios horarios.
Los pocos afortunados que tenían una bicicleta, podían acercarse libremente a poblaciones cercanas, aunque las carreteras no animaban mucho a ello. De todas formas no quedaba más remedio, si había que ir a Carrión o Saldaña a por medicinas u otras necesidades. Concretamente, yo iba a ambas poblaciones a cambiar novelas del oeste, y varias cosas más. Otros, por necesidades de su trabajo, iban en bicicleta hasta Saldaña, Sahagún de Campos (León), Osorno, Carrión de los Condes y hasta Palencia. Y vuelvo a insistir, en que los pocos tenían bici, eran unos afortunados. Como detalle, les contaré que el año que hice la primera comunión, para comprarme el pertinente traje, me llevo mi madre a comprarle a Saldaña. Pero lo bueno, es que fuimos a pie y volvimos andando. Total 12 kilómetros de nada por la carretera sin asfaltar.  Había personas, que se iban de madrugada los martes al mercado de Saldaña, para vender huevos, y otros artículos del campo. así eran de duros aquellos tiempos.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario